Testimonios

Nunca se sabe…

La experiencia de participar en este programa fue muy oportuna para mi, aunque me imagino que si lo hubiera realizado siendo más joven, me habría evitado tener varias vivencias muy duras y difíciles de sobrellevar. Nunca se sabe…

También, el vivirlo con más experiencias de vida, ha tenido la riqueza de poder profundizar más, ordenar y consolidar intuiciones y aprendizajes.

Me ha servido para desprejuiciarme, deshacer algunos nudos, regular mi ansiedad o intensidad y sentirme más consciente, libre de ser como soy.

Y descubrir mi lado más sabio y sano con el que me entusiasma seguir creciendo. Me siento muy agradecida.

Carmen – Participante Programa MBCT

¡No podía estar más equivocada!

Cuando inicié el programa de MSC, ya conocía partes de la teoría desarrollada por K. Neff y C. Germer. Estaba convencida de que con algunos aportes más, la autocompasión se convertiría en una herramienta que me facilitaría la vida. ¡No podía estar más equivocada!

Cada sesión del programa representó un desafío a dos puntas: por un lado, entender que saber la teoría no resuelve los problemas, por el otro, conocer y aceptar aquellos aspectos de mi personalidad con los que no me sentía tan cómoda.

Con el apoyo de Gabriela y mis compañeras de grupo pude encontrar una Diana que se conmovía con el tacto tranquilizador, que se reflejaba en los poemas y que fue capaz de decirse exactamente lo que siempre necesitó de sus padres al construir sus propias frases de amor bondadoso. 

Lo que más valoro es haber logrado cerrar el largo conflicto entre mi padre y yo. El módulo de Emociones difíciles me dio la última pieza de un rompecabezas que casi alcanzó las 4 décadas.

Al día de hoy, practico informalmente con frecuencia y me repito mis frases de amor bondadoso en los momentos más exigentes que surgen cada tanto. 

Gracias a mí, por animarme a participar, y a Gabriela y al grupo por brindarme el espacio para crecer de manera auténtica.

Diana Silva Franco – Participante Programa MSC